Los smartwatches se podrán cargar a través del contacto con la piel gracias a una nueva tecnología

No se puede negar que a día de hoy los smartwatches son los líderes de los wearables y cada vez más personas tienen uno. Y es que no es solo un moderno reloj digital, sino que aportan datos de salud que resultan muy útiles para cualquiera en su día a día. Ahora, un equipo de investigadores ha logrado lo que nunca imaginaríamos: cargar nuestro reloj mientras lo llevamos puesto en la muñeca.

Para lograrlo, el profesor Sunghoon Ivan Lee de la Facultad de Ciencias de la Información e Informática de la Universidad de Massachusetts Amherst, junto con Jeremy Gummeson, ingeniero informático, llevaron a cabo un estudio en el que descubrieron que la piel humana conduce energía y que, a su vez, algunos dispositivos electrónicos irradian una pequeña cantidad de electricidad que, esparcida de manera controlada, no produce ningún daño y puede aprovecharse para este propósito.

Lee y Gummeson decidieron centrarse en la electricidad que se capta mientras se está en contacto con el volante de un coche o con teclados de ordenadores portátiles o de escritorio.

Para llevar a cabo el ensayo, se probó un prototipo de esta tecnología con 10 usuarios en distintos contextos, los cuales llevaban un aparato con un electrodo que, al entrar en contacto con la piel, captaba la energía.

Los resultados demostraron que a través de este sistema se pueden transferir de 0,5 a 1 mW de potencia de corriente continua a través de la piel. Esta cantidad de electricidad es muy pequeña y, por tanto, se ajusta a las regulaciones de seguridad establecidas por diferentes organismos.

Este sistema, denominado ShaZam, aún está en una fase temprana de desarrollo. La energía que se produce aún no es suficiente para cargar dispositivos de la talla de un Apple Watch. Sin embargo, otros dispositivos con un consumo energético menor, como las bandas Fitbit o Xiaomi, podrían empezar pronto a disfrutar de esta tecnología.

Esta nueva propuesta permitiría seguir más de cerca los mecanismos de monitoreo de salud que ofrecen estas bandas y relojes inteligentes. Así, en el caso, por ejemplo, de los monitores de calidad del sueño, a menudo pierden precisión en los informes que ofrecen al retirarse del cuerpo los dispositivos para cargarlos durante la noche.

Teniendo en cuenta que el equipo de investigación de la Universidad de Massachusetts Amherst recibió una subvención de 598.720 dólares de la Fundación Nacional de Ciencias para seguir desarrollando este sistema, pronto podremos avances que hoy en día ni siquiera imaginamos. Mientras tanto, será cuestión de esperar.

¡Compartir es ayudar!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies